domingo, 3 de mayo de 2009

La Respiración en los Animales

-Los animales deben conseguir oxígeno, además de nutrientes, para realizar la respiración celular. Por otra parte, han de expulsar el dióxido de carbono. Lo consiguen mediante la respiración.

EL OXÍGENO Y LA VIDA

La respiración celular es una reacción de oxidación. En ella, la materia orgánica se combina con oxígeno y se transforma en dióxido de carbono y agua en una reacción en la que se produce energía. Por ello, es imprescindible para los animales tomar oxígeno.

Una reacción de oxidación distinta, con la que estarás familiarizado, es la combustión de la madera, por ejemplo, en una hoguera. Habrás visto que la llama se aviva cuando se sopla. Es debido a que, al soplar, enviamos más oxígeno y favorecemos la combustión.

La respiración es la encargada de aportar a las células el oxígeno que precisan para realizar la respiración celular. A veces, para evitar confusiones entre la respiración celular y la respiración, a este último proceso se le llama ventilación o intercambio de gases.

Los animales emplean diversas estrategias para realizar la respiración.




Respiración sin estructuras


Los animales más sencillos, como las medusas y las esponjas, no tienen aparato respiratorio; los gases se intercambian por toda la superficie del cuerpo.

El oxígeno, que está disuelto en el agua, atraviesa libremente el cuerpo del animal y va pasando de unas células a otras.

Esto solo funciona en animales sencillos, en los cuales todas las células están cerca de la superficie del cuerpo.

Se da en las esponjas, las medusas y algunos gusanos.

Los Cnidarios carecen de aparato respiratorio especializado


Respiración Cutánea


Es la que ocurre a través de la piel. En este caso, cerca de la piel hay numerosos vasos sanguíneos que captan el oxígeno y eliminan el dióxido de carbono. Este tipo de respiración requiere una piel fina y permeable a los gases, que ha de estar constantemente humedecida. La respiración solo resulta eficaz en animales que viven en ambientes muy húmedos o acuáticos, como los anélidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada